DIGRESIÓN DIECISIETE. Basada en hechos reales. Delphine de Vigan. Novela. Trata, entre otras cosas, de la dicotomía entre la ficción pura, desasistida de los referentes vividos por el autor, y lo contrario, o tal vez complementario, lo vivido, o tal vez imaginado, convertido en ficción por el hecho alquímico de la escritura. Ya lo dice el título. La autora, después de tener un éxito abrumador con su última novela, cae en una crisis creativa que le lleva a abandonar la escritura durante un largo periodo de tiempo, el mismo que dura el tiempo real en la novela "Durante casi tres años, no escribí una sola línea...". Este vacío, en el que se enfanga tristemente cada día, incapaz de reaccionar, la lleva a la depresión y al borde del abismo. Aparece una mujer enigmática que se instala en su vida y la vampiriza lenta e insidiosamente (quizá solo sea un imaginario alter ego). Esta mujer evanescente y omnipresente al mismo tiempo, la empuja a escribir sobre sí misma, cuestionando la ficción como medio de alcanzar ciertos niveles de sentido dramático y hasta de verdad más o menos transcendente. Este permanente y obsesivo diálogo y disputa entre ambas, además de ser el trasunto esencial de la novela, sostiene una interesante reflexión sobre la siempre supuesta realidad, su interpretación y recreación (asunto siempre interesante para un hacedor de fotografías). "Todos somos mirones, se lo concedo, pero en el fondo lo que nos interesa, lo que nos fascina, puede que no sea tanto la realidad como en qué la transforman quienes intentan mostrárnosla o contárnosla. Ese filtro colocado en el objetivo. En cualquier caso, el que la realidad avale la novela no la hace mejor...". Delphine de Vigan.

Ver ficha

© 2017 pepe fuentes

Detalle