6 OCTUBRE 2022

© 2022 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2022
Localizacion
Mérida (Badajoz)
Soporte de imagen
DIGITAL 8000
Fecha de diario
2022-10-06
Referencia
7193

DIARIO DE VIAJE: Al Sudoeste
Día 2.3 Martes (20.09.2022)

… A Mérida llegué fácil y rápido puesto que era autovía y tan solo estaba a treinta kilómetros.
Tomé la habitación del hotel al que me había invitado mi hijo Gabriel y me dirigí al Museo Nacional de Arte Romano. Impresionante edificio obra del insigne arquitecto Rafael Moneo, de líneas claras, austeras, puras, delicadas y grandiosas articulaciones espaciales. Las sensaciones que provoca el grandioso espacio interior, iluminado con luz natural es de encontrarte en el centro mismo de una sublime belleza actual inspirada por el sentido estético de la arquitectura romana. Sentí una gran emoción todo el tiempo que permanecí en el interior, más allá de la contemplación de las miles de obras expuestas. Maravillosa experiencia.
Del museo pasé al anfiteatro y el teatro que visité con menos interés y ganas. Es más, sin cuestionar la magnificencia de ambos monumentos (sería plenamente idiota si lo hiciera), quizá por ser ambas obras plenamente conocidas, las visité desganadamente.
Después de las visitas monumentales me dediqué a callejear por el centro de Mérida. Me senté en una terraza de la plaza principal, tomé una cerveza y continue callejeando. A las diez volví al hotel y cené un plato de pasta en el restaurante. Después, como todas las noches, mantuve una larga conversación telefónica con mi amiga Carmen, en la que pasamos revista a  las novedades del día… y nos reímos, cómo no…
La Fotografía: Parece lógico que hoy incorporara una imagen del Museo Nacional de Arte Romano, que tanto me gustó. Demasiado previsible la idea, a pesar de que fotografié mucho en él. Así que no, mejor esta, de evanescentes turistas descolocados y desconectados entre sí, en la parte trasera del teatro romano. Me parece más apropiada para expresar mi estado de ánimo viajero: ellos y yo, separados, como debe ser. Que así sea  siempre.

Pepe Fuentes ·