22 SEPTIEMBRE 2018

© 2007 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2007
Localizacion
Las Vegas (Nuevo México)
Soporte de imagen
-35 MM. Kodak. High-Speed Infrared 400
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
27,7 x 18 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Copias disponibles
1
Año de copiado
2011
Fecha de diario
2018-09-22
Referencia
2931

DIGRESIÓN DOCE. Sweet and Lowdown (Acordes y desacuerdos). EE.UU. (1999). Guion y dirección: Woody Allen. Música: Jazz (varios autores). Intérpretes: Sean Penn, Samantha Morton, Uma Thurman, Anthony LaPaglia, James Urbaniak, Daniel Okrent, Kellie Overbey, Woody Allen, John Waters, Brian Markinson. Creía que había visto todas las películas de Allen pero no, ésta no la conocía. Por suerte, nos tropezamos con ella porque fue un inmenso placer verla. Nos acercamos peligrosamente al final de su carrera y, máxime ahora, que está teniendo problemas de financiación a partir del boicot que está sufriendo por un supuesto acoso sexual hace años, que ni siquiera sé a quién fue. Si no vuelve a rodar será una inmensa pérdida, al menos para mí. Sean Penn está inmenso como Emmet Ray (personaje de ficción), guitarrista de Jazz que se parece mucho a Django Reinhardt al que admira hasta el desmayo. Una vez más, Woody construye una historia genial, repleta de homenajes musicales al jazz de los años treinta, con unos personajes luminosos y oscuros al mismo tiempo. Emmet Ray se desdobla y en ambos lados refulge, en la brillantez con la que se muestra glamuroso y brillante en los escenarios como guitarrista, y también en la oscuridad de sus instintos y adicciones. Penn dota al personaje de una credibilidad y textura interpretativa fascinantes. El resto, especialmente Morton y Thurman, están espléndidas como figuras secundarias girando y girando en torno a Penn. Historia de Allen pura, con sonrisas, brillantez, luces y sombras.

Pepe Fuentes ·