El cuerpo largo, o las edades del hombre…

© 2006 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2006
Localizacion
Toledo (España)
Soporte de imagen
-DIGITAL-
Fecha de diario
2005-09-09
Referencia
1368

Mi hijo, el niño, aprendió a andar entre las piedras de alrededor de la casa. A veces se perdía. Nuestra perra, Cuca, le protegía y nos avisaba de dónde estaba, colocándose en lo alto de la piedra bajo la que se había quedado dormido. Yo, a veces, cogía una culebra  me la metía entre la camisa y se la llevaba como un regalo para que jugara. Se entretenía con ellas hasta que una le mordió; la maté con rabia sacudiéndola como si fuera un látigo y no le llevé más. A medida que iba creciendo, se impacientaba cada vez más por vivir allí; le gustaba jugar con otros niños y no había ninguno cerca. Preguntaba constantemente qué podía hacer para no aburrirse, utilizaba a Cuca como compañera de los juegos que ideaba. La perra se cansaba de sus cosas y se escondía, aunque siempre estaba pendiente de él.  A veces me lo llevaba a cazar palomas o de espera de conejos al atardecer, pero no le gustaba, se aburría y enseguida empezaba a protestar, con lo que espantaba la caza.

© pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Localizacion
pepe fuentes
Soporte de imagen
-DIGITAL-
Fecha de diario
2010-04-09
Referencia
4233

…Después de unos días deseando ver la revelación (no recuerdo cuantos), finalmente me entregaron la ansiada copia, la miré intensamente buscando las claves de mi singularidad, pero no, allí no había nada de lo que yo deseaba encontrar, de lo que estaba seguro que aparecería. No me reconocí (aún dudo de que el tipo de la fotografía fuera yo, aunque la vestimenta era la que llevaba aquel día). La puesta en escena, tan misteriosa, aunque fugaz, había hecho que me confundiera. La decepción arrasó todas mis ilusiones y la triste copia en blanco y negro, de trece por dieciocho centímetros, fue a parar al cajón de los objetos olvidables. No, en esa fotografía aparecía un individuo de cartón piedra, no había ni vida, ni sombra, ni nada…

© 1978 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
1978
Localizacion
Toledo (España)
Soporte de imagen
-35 MM. Kodak. High-Speed Infrared 800
Copiado máximo en soporte baritado
2
Fecha de diario
2005-09-26
Referencia
618

Había algo en ti que me inquietaba poderosamente  y  me producía un gran respeto: tu ensimismamiento,  tu imagen silenciosa sentado a la mesa fumando cigarro tras cigarro, tu  mirada y lo difícil que resultaba sostenerla, tu actitud indefensa cuando te avergonzabas ante mí por haber bebido y te refugiabas en tu habitación.  Provocabas en mí una mezcla de sensaciones que no podía concretar pero que me impresionaban.  Quizá fuiste un hombre  movido por resortes muy  puros, sin mezclas, y por eso causabas esa impresión en mi y en los demás. Presumías de ser una persona intuitiva y perspicaz, no llegaba a creérmelo porque siempre fuiste un poco vanidoso. Sin embargo, en ocasiones, sin hablar conmigo, intuías que algo me pasaba o preocupaba (mi madre me contaba que se lo habías dicho) y cuando acertabas, que era casi siempre, me sentía desconcertado y vulnerable ante ti. Puedo entender perfectamente que viste la muerte, tu estabas facultado para ello, y me asombra con la sobriedad que la esperaste. Todavía recuerdo cuando me lo contaste, estábamos sentados los dos al anochecer en un banco al lado de la casa y me lo dijiste con toda naturalidad, como si hubieras visto a alguien conocido sin importancia.    

© 1985 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
1985
Localizacion
Toledo (España)
Copiado máximo en soporte baritado
1
Fecha de diario
2007-01-23
Referencia
910

“…El ser humano intenta, durante toda su vida, salvaguardar y mantener en su interior esos secretos insignificantes, con un sentimiento de devoción fervorosa, crispada y demente, sin que ello tenga sentido alguno, puesto que acabará por descubrirse  -en el momento de la muerte o incluso antes- que no había ningún secreto…Sándor Márai. 

Otro secreto sin importancia: fui fumador. Un rasgo de mi cobardía adolescente consistió en que mi madre, que  veía muy mal que pudiera fumar (la pobre sufría mucho con los vicios de mi padre -fumar y beber- que le llevaron a la tumba, prematuramente, a los 51 años), me dijo que no debía fumar y obedecí (me habían dicho lo bueno que era y tenía que cumplir con mi papel).  Empecé a los veinticinco años casi como un gesto de rebeldía transgresora que hizo que me sintiera valiente y que mi autoestima subiera un poquito “que tontito era pepito”.  Fumé hasta los cuarenta años, quince más o menos. Hace mucho tiempo que lo dejé y ya no me acuerdo con deseo; sin embargo, todavía saboreo el inmenso placer que me producía. Momentos disfrutados con un cigarro en la mano: matar el tiempo en el campo esperando que una nube molesta se apartara y me permitiera  hacer la fotografía que esperaba; interminables horas de laboratorio oliendo la  inigualable  y penetrante mezcla de tabaco y químicos fotográficos; amigos, charlas y copas; deambular solo por bares en los momentos en que se  escenifican las ceremonias del amor, cuando casi siempre conseguía desear a alguna mujer que solía estar algo alejada y generalmente  con otro; pero al menos a mi me quedaban las copas al calor de la música fumando, siempre fumando, porque así todo era más leve.  También el cigarro saboreado despacio en la cama,  los domingos por la tarde, junto a la amiga amante del momento. Mis años de fumador coincidieron con los más frívolos y soportablemente desesperados: hubo risas, algo de aventura, suficiente sexo (si es que esa medida existe) y cigarros, muchos, consumidos con placer.

Poder fumar es una bendición -dijo aspirando el humo con delectación. Herbert George Wells

© 2005 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2005
Localizacion
Playa Mosul (Almería, España)
Tamaño
18 x 22,7 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Fecha de diario
2007-05-31
Referencia
1018

ESCRITO EN MI DIARIO,  HACE 18 AÑOS: Esta mañana pensaba en una frase de Julia Kristeva “quién no está enamorado, escribe, o se psicoanaliza, está muerto” Yo no hago ninguna de las tres cosas, así que…al menos tengo la fotografía.

ESCRITO EL OTRO DIA: Esta vez el tiempo me ha mejorado sensiblemente: salvo psicoanalizarme tengo lo demás…y la fotografía…y, todavía más: el mundo me importa cada vez menos.

© 2013 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2013
Localizacion
pepe fuentes, Toledo (España)
Soporte de imagen
-120 MM.- ACROS 100
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO WARMTONE BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
18 x 22,7 cm
Copiado máximo en soporte baritado
1
Año de copiado
2014
Fecha de diario
2013-08-08
Referencia
6341

…Carver fue un caso parecido a Bukowski: también con problemas de alcoholismo, ambos autobiográficos y geniales. Carver murió con cincuenta años y Bukowski con setenta y cuatro. Carver tranquilo y melancólico; Bukowski, furibundo, follador y pendenciero. Ambos, tienen grabada a fuego en sus caras su experiencia vital y su destino. Yo también, en este diario, soy esencialmente autobiográfico. No tengo problemas de alcoholismo, ni los derivados de una cierta genialidad, ni soy tranquilo, ni furibundo, aunque sí follador, pero desde luego no tanto como Bukowski. Sin embargo, y muy probablemente, soy bastante más misántropo que ambos juntos. En contraste con ellos, no tengo nada especial en mi rostro, y eso, casi siempre, es porque nada digno de ser escrito me ha sucedido: el encargado de pintar las huellas en las caras, debe haberse dicho: –con este tipo no pierdo el tiempo-…

La fotografía, para mí, es pura artesanía. Aspiro a ser un artesano, solo y nada menos que eso…

"Con la fotografía estoy solo. Es un trabajo solitario, para mí, una bendición” Wim Wenders

"Estoy buscando el puente que lleve de lo visible a lo invisible". Max Beckmann.

"No importa cuán falso sea el tema, una vez fotografiado es como si fuese real". Hiroshi Sugimoto

"Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo". Ludwig Wittgenstein

"...La fotografía no es un documento sobre el cual pueda hacerse un informe. La fotografía es un testigo falso, es una mentira". Robert Doisneau