21 NOVIEMBRE 2008

© 2008 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2008
Localizacion
Livorno (Italia)
Soporte de imagen
-35 MM. Kodak. High-Speed Infrared 400
Copiado máximo en soporte baritado
2
Fecha de diario
2008-11-21
Referencia
3303

Primero fue la modernidad, alternativa racional y coherente a las estructuras de valores cerradas y rígidas, anteriores a la ilustración. A la pregunta ¿Qué es la modernidad? Kant respondía: abandonar la minoría de edad, ser adulto.  Luego, lo que vino a llamarse Postmodernidad: un paso más allá que suponía relativizar “verdades” y que abría campos de enorme creatividad, pues comportaba la recreación de uno mismo sobre fundamentos propios, alejados de directrices constreñidoras. En “los tiempos hipermodernos” (fase posterior, supongo) Gilles Lipovetsky,  escribe: “Cuanto menos nos ordenan las normas colectivas en relación con los detalles, más parece tender el individuo a la debilidad y la desestabilización. Cuanto más socialmente móvil es el individuo, más agotamiento y “averías” subjetivas manifiesta; cuanto más libre e intensa se quiere la vida, más se recrudecen las expresiones del dolor de vivir”. El señor Lipovetsky, ha decidido salvarnos de los extravíos desorientados y desaforados de estos tiempos confusos y  también dice:  “Es que los individuos necesitamos que nos pongan límites. Solos, no sabemos siquiera cómo educar a nuestros hijos ni cómo alimentarnos. Mire todos esos estadounidenses desempleados y obesos”. Se cierra el círculo: volvemos a la pre-ilustración. Parece que desde Kant hasta aquí sólo hemos sido capaces de autodestruirnos, así que sigamos las direcciones indicadas…Por mi parte, prefiero el desasosiego al refugio, y en cuanto al Sr. Lipovetsky y al sínodo de los obispos, sólo podría considerarlos si imagino que son unos consumados cínicos.

Pepe Fuentes ·