28 NOVIEMBRE 2008

© 2008 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2008
Localizacion
Lucía Mae, (Toledo)
Copiado máximo en soporte baritado
2
Fecha de diario
2008-11-28
Referencia
3070

CARTA A GABRIEL (con Lucía Mae en sus brazos). Hola hijo, sólo desearte un buen día de cumpleaños; ¡nada menos que 33 años! Recordarás que yo ya tengo 55, es decir, hay 22 años de distancia entre nosotros, y ahora, además, varios miles de kilómetros. No así de nuestros sentimientos, creo (uno nunca puede responder de los sentimientos de los demás). Hay un sustrato genético que compartimos y así será hasta el final de nuestros días: caracteres emotivos, matizados con una cierta “mala leche” cuando toca; sobre todo en mi caso. Tú eres infinitamente más inteligente y pragmático; tienes y tendrás una buena vida y estás en un momento en el que empiezas a recoger los resultados de tu buen hacer. Lucía Mae, estará muy orgullosa de su padre. Seguro. Por mi parte, estoy en un momento indefinible: por un lado inventariando pérdidas y rumiando innumerables batallas no libradas, es decir, pérdidas  sin solución, y por otro, entendiendo que por algo habrá sido y que el tiempo ya sólo pertenece a la risa y el olvido. El otro día, nada más levantarme terminé Herzog, de Saul Bellow, que me ha mantenido conmovido varios días (además, Bellow, aunque de origen europeo, vivió casi toda su vida en Chicago, lo que me hacía, a medida que leía, acordarme de vosotros), y sentí que podía suscribir una de las impresiones del personaje: “Estoy bastante satisfecho de existir, de ser como está mandado y por todo el tiempo que pueda permanecer en esta vida.” Sin duda, esa íntima e intermitente sensación es también gracias a vosotros. Al menos, y aunque ya nos veamos poco, en la distancia, siempre estáis en mi corazón. Un fuerte abrazo.

Pepe Fuentes ·