10 SEPTIEMBRE 2009

© 2009 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2009
Localizacion
Madrid, (España)
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO WARMTONE BARITADO
Tamaño
18 x 22,7 cm
Copiado máximo en soporte baritado
3
Fecha de diario
2009-09-10
Referencia
3701

Muy pronto el -hombre que ríe- consiguió reunir la fortuna personal más grande del mundo. Gran parte de esa fortuna era donada de forma anónima a los monjes de un monasterio local, humildes ascetas que habían dedicado sus vidas a la cría de perros policía alemanes”. J.D. Salinger. Veintiuno de julio de  dos mil nueve: he vuelto a Madrid. Nada más sentarme en el tren comencé a leer a J.D. Salinger, El hombre que ríe, magnífica y misteriosa historia que hizo que el viaje fuera casi una levitación. Elegí ese cuento por el título; a mi me gusta mucho la risa, lo que me sucede es que no consigo reír casi nunca, ni siquiera cuando me lo propongo. Debería escribir un relato con el título El hombre que no ríe; yo sería el protagonista, naturalmente. Lo acabé en el momento que el tren se detuvo. Quedé encantado por la curiosa coincidencia y sonreí un poquito; tímidamente, porque no estoy acostumbrado. El día empezaba estupendamente…

Pepe Fuentes ·