27 OCTUBRE 2013

© 2013 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2013
Localizacion
Toledo (España)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD PAN F 50
Fecha de diario
2013-10-27
Referencia
6725

UNO de OCTUBRE: llevo un mes abriendo libros que después de unas páginas cierro. Ayer leí unas cuantas de La educación libertina, del muy joven Jean-Baptiste del Amo (nieto de emigrantes republicanos españoles), por la que obtuvo el premio Goncourt de hace cuatro años. Pero me abruma su prosa excesiva, barroca, efervescente y afectada; colmada de metáforas e imágenes. Enfática y en ocasiones superflua, y por ello, con frecuencia, imprecisa. No obstante, muchas de sus construcciones me llaman la atención, a pesar de estar tan alejadas de mi visceral y humilde minimalismo, como:“las tripas caían al suelo haciendo un ruido mate, y la sangre se derramaba en hipos empalagosos” y así todo (me llamó la atención la construcción utilizando la palabra “mate” por la connotación con el papel fotográfico, que no utilizo nunca, por cierto). Decidí hacerme con esta obra por una estupenda crítica de no recuerdo quién, cuando apareció la edición. Ahora se acaba de editar La sal, de la que hizo una intensa y elogiosa reseña hace unas semanas Jesús Ferrero, autor de confianza. Sobre La educación libertina, dice Ferrero en esta última crítica: “Lejos de ser una novela sobre el libertinaje, es una novela sobre la angustia de ser, de crecer, de vivir y de morir, escrita en una prosa fulminante y brillantísima, que embriaga por su belleza estética y quema por su violenta hondura” (seguro que tiene razón, luego no me estoy enterando del asunto, como siempre). De todas formas, algo debo intuir, porque a pesar de que su estilo me irrita por profuso, me resisto a abandonar el libro. Quizá sea porque presiento que aún tengo perfiles y texturas por descubrir en este autor, aunque sólo sea porque me recuerde al naturalismo descarnado de Zola, que tanto me gustaba en mi adolescencia…

Pepe Fuentes ·