7 MARZO 2015

© 2014 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2014
Localizacion
Oreja (España)
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
15,8 x 20 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Año de copiado
2015
Fecha de diario
2015-03-07
Referencia
7072

Jorge Molder, que me cae muy bien sin saber exactamente por qué, (quizá porque ya es viejo como yo) expone en El Circulo de Bellas Artes, de Madrid. Tendrá allí sus fotos hasta Mayo, pero no creo que vaya a verlas, aunque no sé, a lo mejor voy, la verdad es que ni yo sé lo que puedo llegar a hacer. Ya se verá. Molder se utiliza a sí mismo como modelo (yo también). Le pregunta Ángeles García, en una entrevista: ¿Por qué se elige a sí mismo como protagonista de su obra? “Porque es lo que tengo más a mano”, responde un Jorge Molder a quien no le gusta hablar del contenido de sus piezas y, mucho menos, explicarlas. A mí me pasa lo mismo. Molder emplea máscaras en sus escenificaciones, yo también. “Ese cuerpo con su propia historia es el que hace que cada narración sea diferente y que el juego sea infinito” Jorge Molder. Finalmente, dice: “Son juegos que nacen a partir de algo que he visto, de una lectura o de una película. Pero nunca hay un guion preestablecido al que me atenga. Mi obra está llena de casualidades y de coincidencias”. Yo, que no plagio a Molder, y que ni siquiera le tengo en mis pensamientos nunca aunque sepa de su existencia (solo me acuerdo de él cuando aparece en escena con sus cosas, como ahora), a veces compongo imágenes parecidas a las suyas, pero no parto en mis escenificaciones de asociaciones referenciales, sino que practico la ocurrencia atropellada e instantánea dependiendo siempre de dónde haya caído azarosamente: casi siempre me desenvuelvo con lo que me ofrece el campo de juego y eso me sienta muy bien, reconforta mi alma atribulada y mi tristón y habitual estado de ánimo. Luego, aunque guarde cuidadosamente las imágenes, me olvido de ellas porque no cultivo, como le ocurre a Molder, las antologías. El asunto antológico lo practican los artistas para así alimentar infinita y cansinamente su fama. Molder, ahora y en este caso, creo que exhibe una antológica que abarca tiempo y tiempo, aunque de eso, ahora, no estoy seguro. No todo es amargo, o más bien tedioso por previsible, porque me gustan las cosas de Molder (Jorge), que me cae bastante bien, quizá por viejo (como yo) y portugués.

Pepe Fuentes ·