19 MARZO 2015

© 2015 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2015
Localizacion
Feria de arte Arco. Madrid (España)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD DELTA 3200
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
CLORURO ORO
Tamaño
18 x 22,7 cm
Fecha de diario
2015-03-19
Referencia
7545

Y FUIMOS DE EXCURSIÓN, a madrid…
“…y caían avellanas, 
y caían avellanas, tralará,
con el ruido de las nueces,
con el ruido de las nueces,
Tralarí, tralará”…
…A mí, nada del arte contemporáneo me irrita, todo lo contrario. Disfruto mucho con él, es divertido por insondable y chocante (o te lo explican o no lo pillas, ni falta que hace). Si quieres saber te documentas y ya está y si no pues ríes, cantas y bailas (como nosotros).  Aunque quizá, la fiesta visual para nosotros de un sábado al año pueda acabar pronto, ya que, en buena lógica, los pabellones de la muestra terminarán vaciándose de cachivaches, por innecesarios. A fin de cuentas, qué valor tangible tiene una sandía, escaso, me parece, salvo que nos enfrente a conceptos como la descomposición orgánica por efecto del tiempo o cosas parecidas. La alternativa: el concepto, solo eso, y el papel firmado y sellado (sería deseable que fuera con sangre para añadir algo de dramatismo transcendente). También puede ayudarnos a entender el tema el artista que mencionaba el otro día (el del vaso): “Me interesaba que los resultados no tuvieran personalidad, que pudieran pertenecer a cualquiera y que la idea estuviera contenida en la propia realidad. En mis obras, siempre pretendo descubrir «contenidos» que ya están «contenidos» en la realidad. Por eso me gusta decir que soy un «artista realista», no en el sentido academicista, sino porque hablo de la realidad desde ella misma. Quiero que las obras no me pertenezcan, que no lleven nada que las reconozca como mías, sino que puedan pertenecer a cualquiera”. Wilfredo Prieto. Sí, querido, pero el que cobra veinte mil eres tú y el galerista que pone la mesita donde colocar el vaso y los inversores-adoradores de peregrinos conceptos. La idea sería: un balbuciente Artista-Dios señalando con su dedo divino un montoncito de mondas de patata, decir que cuestan cincuenta mil, y ya está, el milagro de los panes y los peces. Pura fe en el buen fin del mercado. Pues bien, siguiendo esa lógica, para qué perder el tiempo fabricando objetos inútiles; racionalicemos: a lo sumo solo se confeccionarían listas de posibles “obras-milagro” que únicamente se materializarían si se cursara el correspondiente pedido convenientemente avalado. Hasta entonces solo habitarían en las prodigiosas cabezas de los artistas que tendrían grabados a sangre y fuego en sus cuerpos sus presupuestos artísticos. Ah, y por supuesto, esas hipotéticas y memorables obras artísticas serían carísimas, condición sine qua non, para que lo fueran. Lo barato ni es arte, ni puede existir nunca como tal; solo es barato…
Tralarí, tralará”…      

Pepe Fuentes ·