18 ABRIL 2015

© 2015 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2015
Localizacion
Cuenca (España)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD DELTA 3200
Copiado máximo en soporte baritado
1
Fecha de diario
2015-04-18
Referencia
7587

…En fin, que en ese afanoso y recreativo pasatiempo se me fue acabando la mañana y me iba llegando el cansancio. Había pasado casi cinco horas cargado con la pesada y vieja cámara grande; y hasta con un trípode que no utilicé. Empecé a considerar el largarme de allí para no volver. Llega un momento en el que hay que ir cerrando “temas”, propósitos que aparecieron y no culminaron en nada. Empeñarse no es síntoma de heroica e iluminada voluntad, sino tan solo de obcecada manía. No, los férreos empeños no garantizan la inspiración ni el logro; solo aseguran el empleo del tiempo en “algo”. Quizá eso por si solo valga. Como los del tambor, pero al fin y al cabo lo suyo es efervescente, erótico casi, como una compulsiva masturbación grupal. Eso sí vale. Mucho. Lo malo para ellos es que ahora tendrán que esperar todo un año para volver a vivir esas exaltantes y locas horas de subidas y bajadas por la ciudad, empujándose morbosamente. Si yo fuera uno de ellos, por la noche, cuando todo hubiera acabado, lloraría desconsoladamente, o tal vez me emborracharía hasta la inconsciencia. O procuraría copular hasta morir. No sé, el caso es que a las doce y media, cinco horas después, me volví a mi casa, con la decepcionante convicción de que ni había tocado el tambor ni había conseguido una maldita fotografía digna de llamarse así. Fin de la historia de CUANDO SUENAN LOS TAMBORES, en Cuenca.     

Pepe Fuentes ·