9 JUNIO 2015

© 2014 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2014
Localizacion
Manolo Alonso, (Toledo, España)
Soporte de imagen
-120 MM- ACROS 100 (50)
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
28 x 35 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Año de copiado
2015
Fecha de diario
2015-06-09
Referencia
7442

…A propósito de los colaboradores necesarios en cuestiones creativas, ayer me encontré con una noticia en prensa que tiene que ver con esa imposible necesidad. Uno de mis artistas de referencia por haber estado presente en diversas ocasiones en este diario, Bernardí Roig, ha llevado a cabo un proyecto fotográfico de largo aliento cuantitativo (y cualitativo por la significación y fama de los fotografiados) que se parece al mío de los Noventa, solo que el suyo es de Cien, por algo él es uno de los importantes. La obra: POETS (noventa y nueve hombres y una mujer barbuda). Todos, al parecer, fotografiados con una cámara de hace noventa años, con el mismo encuadre e iluminación y ataviados con una especie de saya rotulada con esa palabra. Formalmente los ha despojado de sus atributos sociales, aunque astutamente no del nombre, claro. Él sabe que los anónimos como los míos no venden. La gracia, me parece, está en que son muchos, singulares y prestigiosos y, sin esas características, la cosa no sería la misma; porque la idea solo es una (valdría para uno, cien o mil…) y el resto gestión social y producción. Los retratados son notorios artistas, directores de museo, intelectuales y gentes reputadísimas en el mundo de las artes. Roig, más o menos, lo explica diciendo que son compañeros de generación y amigos y por eso tienen que estar; luego recurre a la metafotografía, que tampoco está mal. Ah, y su mujer, pero con barba, y eso se me escapa un poco, no lo entiendo bien. Debe ser el punto G de la obra, su más recóndita naturaleza artística, la clave, el punto incomprensible que toda obra que se precie necesita. Como dice Enrique Vila Matas, también fotografiado en la obra de Bernardí, “…Después de todo, siempre me funcionó una manera muy simple de averiguar si algo me gusta o no: me atrae lo que no entiendo; si lo entiendo, lo abandono corriendo”. Hasta donde he llegado en la referencia de esta exposición, que no iré a ver, me parece que le falta un poco de boato teórico y a ser posible algo de hermético aderezo; “El discurso que acompaña a la obra es mucho más importante que la obra misma”. Carlos Granés. Ah, y que todo parezca muy profundo y que predomine una cierta inteligibilidad, ya lo dijo  André Gide: “Lo que se comprende en un abrir y cerrar de ojos no suele dejar huellas”. No es el caso de Poets ya que todo parece decepcionantemente visible (salvo por lo de la barba de su mujer); y lo digo por lo que a su vez dice Roig:”¿Por qué solo hombres? El tiempo, en el sentido de deterioro, se ve más en el rostro de un hombre que en el de una mujer. Esta tiene una mayor capacidad de máscara, de transformarse. El hombre queda muy sentenciado. Quería un instante de carne. La apariencia es seria, desprotegida, desahuciada, cruda, como con el sudario de su propia expresión».

Pepe Fuentes ·