4 DICIEMBRE 2015

© 2015 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2015
Localizacion
Emma, Gabriel y Lucía, (Toledo, España)
Soporte de imagen
-120 MM.-T MAX 100
Fecha de diario
2015-12-04
Referencia
7472

CUESTIONES HEREDITARIAS (genéticas) I. Mi hijo Gabriel cumplió el otro día cuarenta años. Está bien y eso al menos me libra de la preocupación desesperada. Naty también está bien y eso también me salva de la locura. En cuanto a mí, ya me he hecho cargo de la certeza de que no me pasará nada digno de mención. Pero como así ha sido siempre, como nunca he tenido experiencias extraordinarias, no sé de qué van esas sensaciones de plenitud. Aunque como sí las he deseado, no puedo librarme de una cierta sensación de aciaga frustración. Sí, porque lo que más he deseado a lo largo de mi vida es ser Alguien. Tener un púlpito para mí solo y dirigirme a los demás como sabiendo de lo que hablaba. Y que me escucharan y, a ser posible, que me aplaudieran. Ser un líder (o predicador) de algo, no sé de qué, pero de algo. Mis vanas ansias de notoriedad no tenían límites. Pero no me acompañó la inteligencia y el talento, por eso he tenido tan solo lo que he merecido y más aún. Afortunadamente, mi hijo, Gabriel, sí cuenta con una inteligencia sensiblemente superior a la mía. Está mejor dotado para vivir en el mundo. Por suerte para todos, la herencia genética no ha funcionado del todo, al menos en relación a mí porque su madre es otra cosa. Al menos he tenido la suerte de que ha habido personas que me han ayudado y de que no he tenido grandes descalabros y tampoco  he sentido la mordedura de injusticias o desastres que me hayan desarbolado. Deseo que Gabriel cuente con las mismas ventajas, aunque no creo que eso tenga que ver con herencias genéticas. Con un poco más de suerte todo irá y acabará bien…    

Pepe Fuentes ·