14 MAYO 2016

© 2009 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2009
Localizacion
Londres, (Inglaterra)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD HP5 400 (3200)
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
46,5 x 58,2 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Copias disponibles
2
Año de copiado
2010
Fecha de diario
2016-05-14
Referencia
4154

DIGRESIÓN UNA (trece de abril). El ojo crítico, Radio Nacional. Espléndido programa realizado por Juan Carlos Morales (agudo, sutil e informadísimo realizador y entrevistador), donde se difunden noticias de actualidad cultural y se realizan entrevistas a creadores de cualquier disciplina que hayan generado expectativas artísticas y sociales. Colaboran con blogs especialistas en diversas materias, entre ellos Luis Antonio de Villena, escritor y poeta, que se ocupa de literatura y poesía. A de Villena lo entrevistó Juan Carlos Morales con motivo de su último poemario publicado: Imágenes en fuga de esplendor y tristeza. En esta entrevista el autor aborda crítica y apasionadamente el desolador y muy deplorable nivel cultural de los tiempos que corren. El entrevistado desplegó una muy interesante teoría de lo que supone estar seriamente interesado y comprometido con la cultura. Estuve de acuerdo con todas y cada una de sus valoraciones y lo estuve de forma entusiasta. Entre sus afirmaciones: “…yo he sido siempre un poeta muy culturalista que ha jugado mucho con elementos de la cultura para hacer el poema, integrando la cultura porque la cultura es una parte de la vida si uno ha sido bien educado y entonces sabe que la literatura, el arte, la música son placeres, eso no se puede quitar y  son ante todo  modos de gozo, modos de experimentar un epicureísmo vital que es muy necesario y que al mismo tiempo enriquecen tu yo, tu categoría humana; dan profundidad a tu psique, hacen tu inteligencia más viva, te crean y vivifican muchísimas más neuronas en tu cerebro. La cultura te convierte en un ciudadano a través del humanismo, en un ciudadano crítico que cuando recibe noticias a veces tontas, a veces estultas, el ciudadano que piensa sabe decir esto me gusta, esto otro no; éste es un cretino, aquel otro me está diciendo cosas nobles, aquel otro me está engañando disfrazándose de pobre cuando en realidad es un rico. En ese momento, cuando el ciudadano tiene cultura, cuando sabe, cuando ha leído, cuando ha pensado, pensar es muy importante, puede distinguir lo que le están diciendo bien de lo que están diciendo mal, el ciudadano tiene su propio criterio y eso es lo que le hace demócrata; demócrata no solamente es votar en una urna, demócrata es pensar y elegir entre muchas cosas para que salgan las que salgan,  pero pensadas con inteligencia, pensadas con cultura y eso es lo que está fallando. El nivel cultural en España es lamentable e incluso la educación cívica…”. Naturalmente, el poemario ya lo tengo. No puedo sustraerme a compromisos estéticos tan sugestivos y ciertos para mí: “…en fuga porque todo se lo lleva el tiempo y esplendor porque en la vida hay mucho esplendor, entre ellos el arte y la belleza, y tristeza porque al final casi todo termina mal, nosotros mismos solemos terminar más bien mal”. Luis Antonio de Villena