12 JUNIO 2016

© 2016 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2016
Localizacion
Toledo (España)
Soporte de imagen
-35 MM- DELTA 3200
Fecha de diario
2016-06-12
Referencia
3988

LO QUE  VI UNA MAÑANA CUALQUIERA VI (fotográficamente, claro, en tan solo dos horas).Lo más gracioso de esta fotografía es que, el individuo rendido, porque tiene los brazos en alto y no porque nadie lo apunte con un arma real, soy yo mismo hace unos poquitos años. Sí, ayudado por Naty, pintamos mi silueta en la pared y luego fotografié no recuerdo ya qué historia (performance se podría llamar en el argot artístico), y no, no era una alegoría de ninguna rendición, simplemente fue una ocurrencia, independientemente que se me ocurriera a mí, rendido desde antes de empezar la partida. Pero ¡¡¡qué bien me lo paso!!! con estos jueguecitos. La silueta es la de antes, la fotografía, del otro día, pero vale para este propósito porque hablo del inacabable y permanente conjunto de formas con las que -declino el paso del tiempo-. Es mi eterno empeño en el que estoy empeñado: una infinita declinación que me contiene, de la que ni puedo ni quiero salir. Voy y vengo y me rio y me desespero y para que todo duela menos fotografío. Estas seis últimas fotografías están realizadas en el breve intervalo de dos horas (y algunas otras que no he traído a este cuento), pero es que fotografiar es tan fácil y rápido que asusta. ¡¡¡Qué jodidamente banal es todo este empeño!!! Hay tipos, considerados “artistas” fotógrafos, que dicen cosas profundas y de mucha enjundia, como García Alix: “No busco ninguna estética determinada, salvo la que llevo dentro. Decidir dónde miro y con qué intencionalidad  lo cual representa en el fondo una decisión moral es mí única estética (…) No tengo nada que contar que no sea yo mismo. Necesito  estar de cuerpo presente, fotografiar mi entorno inmediato, lo que puedo tocar, lo que encuentro delante”. Mienten y lo saben, o como mínimo exageran para mantener su culo a salvo. Todo es mucho más fácil, se hace en apenas dos horas. Y ya está. Y me maravillo y extraño y levanto los brazos, Muerto de Risa. FIN 

Pepe Fuentes ·