30 JULIO 2016

© 2016 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2016
Localizacion
Toledo (España)
Soporte de imagen
-35 MM- SFX 200 (800)
Fecha de diario
2016-07-30
Referencia
2122

EL CUENTECITO DEL SIETE DE JULIO. …Naturalmente, las necesidades las hacíamos en el campo, detrás de la muralla (no utilicé un retrete hasta los once años). Éramos tan pobres como los que más. De duchas o baños, nada sabía. Acumulaba espesas negruras de suciedad en rodillas y piernas, y no era porque mis padres y abuelos no me cuidaran, siempre me sentí querido y atendido por ellos, sino, sencillamente porque carecíamos de lo más elemental, como el agua para lavarnos. Qué maldito asco todo aquello, ahora, viendo esta estrecha y tristísima ruina. Pero no es justo que maldiga esa escasa ruina de ahora, porque fui feliz en ella. Me encantaba llegar los lunes de invierno, arropado en una manta sobre la burra, a ese cuchitril, porque era volver a un paraíso de risueños juegos, desde el solitario cerro donde vivían mis padres. Aún recuerdo la suicida velocidad que desarrollaba bajando corriendo alocadamente la cuesta por la intrincada vereda hasta el colegio. O cuando bajaba a jugar en las tardes primaverales. Solo me interesaba jugar y jugar. De la escuela no quería saber nada de nada…