27 DICIEMBRE 2016

© 2015 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2015
Localizacion
Berlín (Alemania)
Soporte de imagen
-120 MM- TMAX 100 (3200)
Fecha de diario
2016-12-27
Referencia
4581

HABLANDO DE OTRA COSA…De Charlie Brown, por ejemplo, aunque últimamente hablo mucho de él, sin merecérselo, o quizá sí. Bueno, el caso es que el siete de diciembre salimos a pasear al extenso pinar de al lado del barrio. Partimos a las diez de la mañana desde el colegio que, tanto Charlie como yo, hemos señalado como Punto de Encuentro en caso de que alguno de los dos nos perdamos por el camino. Como siempre, el perrito iba y venía siguiendo el curso de sus intereses. Poco después de iniciar la vuelta, desapareció como por encantamiento. Paré, le llamé y nada, no hubo respuesta. Decidí continuar porque en estos casos Charlie, unos minutos después, me alcanza y no pasa nada. El caso es que en esa confianza y después de pararme varias veces a esperarle, llegué al coche media hora más tarde. Eran las once y media. Esperé hasta las doce y media y volví a casa a cargar el móvil, que estaba muerto. Regresé a la una y media en la confianza de que habría vuelto de sus correrías por el bosquecillo, repleto de golosinas pensadas para él, como conejos y sus rastros. Nada, no estaba. Aguanté allí, estoicamente, hasta las tres y media, y nada. A las cuatro, más o menos, Naty y yo, cada uno, por un lado, iniciamos la búsqueda por el pinar, llamándole todo el tiempo. A las seis y media, de noche casi, suspendimos la búsqueda y esperamos hasta las siete y media, y nada. Volvimos a casa pensando que el jodido perrito había decido abandonar su cómoda seguridad por la pasión desatada de atrapar sueños en forma de conejos. O algo más alarmante, que le hubiera ocurrido algo que le impidiera volver, como un cepo o una valla infranqueable pero claro, eso no podíamos saberlo. Llegamos a casa muy disgustados. Después de una hora sentados y entristecidos por la suerte que pudiera haber corrido el pequeño Charlie, a las ocho y media decidimos volver a nuestro Punto de Encuentro, al lado del colegio. Nada más llegar y cuando bajábamos del coche vimos a Charlie que venía hacia nosotros tranquilamente, como si nada hubiera sucedido. Nos esperaba ¡¡¡encima!!! Era la versión del Charlie Brown noctámbulo. Exasperante. Claro, con esta actitud del Chuchi desde hace dos meses hay que acabar drásticamente (esta no era la primera vez que se escapaba y siempre con resultados de lo más variado, todos ellos irritantes); ahora, cada vez que salgamos a pasear, diariamente, llevará un collar que emite señales eléctricas y, cada vez que intente largarse, le enviaré una descarga que le chamuscará la voluntad y hasta el alma.

Pepe Fuentes ·