4 NOVIEMBRE 2017

© 2008 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2008
Localizacion
Oporto, (Portugal)
Soporte de imagen
-120-ILFORD PAN F 50
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
46,5 x 58,2 cm
Copiado máximo en soporte baritado
1
Año de copiado
2008
Fecha de diario
2017-11-04
Referencia
2938

DIGRESIÓN CUATRO. Una palabra tuya. España (2008). Guión y dirección: Ángeles González-Sinde (novela de Elvira Lindo). Intérpretes: Malena Alterio, Esperanza Pedreño, Antonio de la Torre, Chiqui Fernández, Marilyn Torres, María Alfonsa Rosso, Luis Bermejo, Juan Sanz. Película modesta, sin pretensiones gloriosas, pero que resulta una gratísima sorpresa. Dos mujeres jóvenes se encuentran después de muchos años sin verse (desde su época de colegio) y, por iniciativa de una de ellas, construyen una entrañable amistad. Mujeres solas, abocadas a ser presencias residuales y prescindibles en un mundo inhóspito. No tienen amigos, ni compañía sentimental, ni siquiera encuentros sexuales ocasionales. Ambas, solas frente a la ciudad. Son barrenderas y su trabajo no les gusta. La historia discurre lenta, aburridamente, como la vida misma, porque las vidas de las protagonistas lo son, y los únicos movimientos que las remueven son pérdidas. De pronto, inesperadamente, un hallazgo hace que sus vidas den un vuelco transcendente. El destino sale a su encuentro abruptamente y las transforma. A partir de ese momento sus vidas son otras. Excelente guión adaptado de una novela de Elvira Lindo (hecho que me impulso a ver la película, confío en la inteligencia de esa mujer), que te hace escalar a altos niveles de intensidad dramática, gracias también a unas excelentes interpretaciones femeninas. La última media hora de narración resulta intensa, creíble y espléndida, salvo el broche final que resulta un tanto forzado por el afán bienintencionado pero innecesario de poner esperanza donde no puede haberla. Determinados autores necesitan incluir como colofón algún detalle de humanismo compasivo para confortar a sus lectores, o quizá a sí mismos.

Pepe Fuentes ·