13 DICIEMBRE 2018

© 2018 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2018
Localizacion
Villamejor, Toledo (España)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD PAN F 50
Fecha de diario
2018-12-13
Referencia
8825

DIGRESIÓN TRECE. Arde Madrid (TV Series, Movistar). España (2018). Guion: Paco León y Anna R. Costa. Dirección: Paco León. Intérpretes: Inma Cuesta, Paco León, Debi Mazar, Anna Castillo, Julián Villagrán, Ken Appledorn, Carmen Machi, Osmar Núñez, Silvia Tortosa, Fabiana García Lago, Mariola Fuentes, Manolo Solo, Elena Fukriase, Eugenia Martínez de Irujo, Carmina Barrios, Julieta Serrano, Craig Stevenson, Daniel Ibáñez. Gozosa serie, corta en capítulos (8) y en la duración de cada uno de ellos (media hora). Es de agradecer, ahora que el tiempo está tan caro (para mí). Espléndido blanco y negro y, con al menos dos momentos, de una originalidad y brillantez formal inolvidables: la ejecución de tablas de gimnasia de niñas en un periodo de la época de silencio y miedo que se vivió en España (años cincuenta), vestidos con uniformes de falange en un patio de colegio que se parece al de mi ciudad (Hospital Tavera, el antiguo auxilio social); y la genial coreografía onírico-erótica, en el mismo sitio, de mujeres jóvenes con el mismo atuendo. Impagables ambas. Gran idea la de traer en una brillante recreación la dolce vita madrileña de aquellos grises años, opacos, casi negros, donde unos cuantos, poquitos, de una clase social de elevado poder adquisitivo (con ganas de juerga), parecía que lo pasaban realmente bien; ellos, solo ellos. El régimen no se inmiscuía porque proporcionaban entretenimiento a los que no podían y, además, para mayor beneficio, no se manifestaban políticamente. Solo querían, con buen criterio, que les dejaran en paz. Como decía Ava Gardner, secundaria protagonista y leitmotiv de la serie: “Animados por la música flamenca, reíamos, bebíamos, salíamos. Yo era su chica, y él mi hombre; así de sencillo. Éramos buenos amigos, además de buenos amantes, y no nos exigíamos demasiado el uno al otro” (no sé si se refería a Dominguín, a otro torero, o a cualquiera de los ocasionales participantes de aquella farándula en torno a la Gardner, que duró más de diez años). Las puestas en escena, las juergas flamencas y los arquetipos de españoles de la época están clavados. Perfectas ambientaciones y caracterizaciones. El guion en sí, la historia de los protagonistas reales, Manolo y Ana Mari, y todos los personajes que pululan alrededor, funciona bien, en clave romántica con grandes dosis de picaresca y humor. El carismático talento de Paco León está presente a raudales, con un guion, interpretación y dirección brillantes. No es tan acertada la elección de Debi Mazar como Ava Gardner, y no porque su interpretación no sea creíble, sino porque es difícil imaginársela como Ava. Tampoco es muy creíble, y de innecesaria pedagogía feminista, la transformación de Ana Mari: desde una alienada militancia en la Sección Femenina, a las ultimísimas y justas consignas feministas (puro movimiento Me Too). Para terminar, la admirada crónica de esta brillante serie, una perla de sabiduría vivencial de Ava Garner, que decía que -había tenido una buena vida del carajo-: “Yo no entiendo a la gente a la que le gusta trabajar y hablar de ello como si fuera una especie de deber maldito. No hacer nada es como estar flotando en agua caliente. Encantador, perfecto.”

Pepe Fuentes ·