Lucía Mae III

© 2009 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2009
Localizacion
Lucia Mae y Jackie, (Toledo, España)
Soporte de imagen
-35 MM- ROLLEI INFRARROJA 400 (3200)
Copiado máximo en soporte baritado
3
Referencia
3758
© 2010 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2010
Localizacion
Lucía Mae (Toledo, España)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD. FP4 200
Copiado máximo en soporte baritado
3
Fecha de diario
2010-10-23
Referencia
4425

CARTA A LUCIA MAE III. Un año más Lucía. Ya son tres los que cumples.  Este pasado verano nos vimos, te hice esta fotografía y alguna más con escasa fortuna. Las circunstancias no ayudan precisamente; tú allí y yo aquí. NO tenemos tiempo que compartir; sólo algunos fines de semana a través de la pantalla del ordenador, un rato, poco después de que te hayas levantado. En esas ocasiones nos miramos atentamente, explorándonos e intentando averiguar cómo somos, e imaginando como nos gustaría que fuéramos. Verás, yo, el mundo de los niños, siempre lo he sentido muy lejano. Cuando era niño, los niños eran las personas más importantes para mí; quizá porque era hijo único y casi nunca tenía niños cerca. Luego, a medida que fui creciendo, los otros, los de mi edad, eran los más importantes y se me iban quedando atrás los más pequeños. Y así siempre. Ahora, tan mayor ya (yo), de los pequeños, pequeños, sólo me interesas tú y tu hermana Emma Louise. De los demás, casi  nadie (ni grandes ni pequeños); ni los veo ni los entiendo. Creo que esta carta me está saliendo algo complicada para ti ahora, pero está bien así, porque a mí lo que me importa es que me entiendas luego y así te puedas desentender de lo que digo ahora. El otro día vi una fotografía de mi abuelo Pepe que no recordaba (qué curioso que ahora yo sea también el abuelo Pepe, gracias a vosotras, claro), y me reconocí en él sólo física y sentimentalmente; porque no me queda nada de él y sospecho que es porque me faltan sus palabras (casi lo único que hace posible todo lo demás). Ahora, a nosotros, a ti y a mí, también nos faltan las palabras, palabras que podamos compartir. No tenemos ni tiempo, ni palabras. Me inquieta el futuro de nuestra relación, tan inevitablemente alejados; por eso te escribo estas cartas, para que a ti no te falten algunas de las mías, como a mí las del otro abuelo Pepe.  Felicidades Lucía Mae, hoy te tendré especialmente presente, aquí, tan lejos…

© 2012 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2012
Localizacion
Lucía Mae (Toledo, España)
Soporte de imagen
-120 MM. ROLLEI RPX 100
Referencia
5952
© 2014 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2014
Localizacion
Lucía Mae, (Toledo, España)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD PAN F 50
Referencia
7142
© 2013 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2013
Localizacion
Lucía Mae, (Toledo)
Soporte de imagen
-120 MM.- ACROS 100
Fecha de diario
2013-10-23
Referencia
6619

CARTA A LUCÍA MAE (VI): Hola Lucía. Empezaré esta carta felicitándote. Son seis años ya y en la infancia me parece una edad simbólica e importante: es el momento de vivir La Gran Edad, en la que se juega, se ríe, se aprende. Quizá me esté acordando de que, mi sexto año, fue para mí muy importante, un antes y un después, porque empecé a ir al colegio lo que me supuso comenzar a relacionarme con otros niños y que la vida adquiriera una dimensión nueva, emocionante y fascinante. Desde luego, tu experiencia está siendo muy distinta a la mía, porque ya llevas años viviendo tu vida con vitalidad, asombro y fascinación. El año pasado, en la quinta carta, te decía que ese año que empezabas sería fabuloso, y sí, te he vuelto a ver un año después y he comprobado que ha sido así, que has dado un gran salto y que este último año te ha resultado muy provechoso, porque te veo con muchísimos más recursos para afrontar la vida, que ahora no es otra cosa que explorar y descubrir todo aquello que te llama la atención. Para nuestro recuerdo común quiero referirme a una de las cosas nuevas que habéis hecho este año: ir a un campamento de verano por las mañanas, en un pueblo cercano. A pesar de que el español no sea tu idioma habitual enseguida te integraste y viviste encantada la experiencia. Os llevaba a las nueve y media y os recogía a partir de las dos. En el camino de ida y vuelta charlábamos un poco, no mucho, no es fácil ni cómodo comunicarse en un idioma ajeno, pero lo intentabas. Otro de tus gustos, que a medida que pasa el tiempo va resultando más claro y marcado, es tu interés por las historias, los libros, las representaciones, el cine y eso se conecta directamente con la cultura. No te dejes engañar nunca, poseer cultura es de lo mejor que te puede suceder, sencillamente porque te permitirá percibir el mundo más lúcidamente y por supuesto apreciar y disfrutar con mayor intensidad todo lo que veas y vivas. Con cultura no hay aburrimiento posible. Otras cosas: una tarde que pasamos juntos los cuatro, Emma, Naty, tú y yo, demostraste una gran iniciativa: nos organizaste varias horas de actividad y hasta decidiste donde teníamos que cenar. Has desarrollado mucho tu personalidad y muestras una inteligencia afinada y penetrante para marcar tu lugar en el mundo. Uno de los días que pasamos juntos, el pasado verano, después de estar en un parque, te pregunté si te habías divertido, a lo que me contestaste con otra pregunta: ¿y tú, lo has pasado bien tú? Una curiosa respuesta que indica que ya eres una persona plenamente consciente, sensible y considerada con los demás. Ha sido estupendo el poco tiempo que hemos compartido este verano y deseo que el próximo vuelva a ocurrir. Querida Lucía, felicidades otra vez, y hasta dentro de unos meses. Un gran beso para ti.

© 2013 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2013
Localizacion
Lucía Mae, (Toledo)
Soporte de imagen
-120 MM.- ACROS 100
Referencia
6623

Mi suerte: tanto tiempo con ella…

"Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas". Oscar Wilde

"En la tierra no hay superficie más interesante que el rostro humano". Georg Chistoph Lichtenberg

"No hay otra solución/En cuanto a las mujeres se refiere:/Todas". Jose María Álvarez

"...amigos que se estrechan con el tiempo, algunos dejados atrás, no sé dónde…". Lobo Antunes

Parejas I