6 AGOSTO 2006

© 2005 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2005
Localizacion
Holanda
Soporte de copias
ILFOBROM GALERY FB
Viraje
CLORURO DE ORO
Tamaño
46,5 x 58,2 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Copias disponibles
2
Año de copiado
2005
Fecha de diario
2006-08-06
Referencia
1906

DIPTICO BELIGERANTE:

Hay una corriente pacifista (políticamente correcta) que suscribe todo el mundo (básicamente, yo también) y especialmente los teóricamente  sensibles a la cultura humanista. Pero, el asunto de la guerra y de la paz merece alguna matización, sobre todo el simplista maniqueísmo que considera la guerra como intrínsicamente  abominable, y la paz como situación mirífica, sin más.  Me pregunto cómo personas cultas  y reflexivas no incorporan a la “pureza” de su filosofía humanista  dudas,  variables o sencillamente reflexiones de más amplio espectro. Los hombres, desde la noche de los tiempos, han dirimido sus diferencias, frecuentemente, guerreando,  porque suele ser necesario para poner  límites al ansia de poder y crueldad de tantos y tantos regímenes dictatoriales e injustos que harían del mundo un lugar  pavoroso; o es que a Hitler había que haberle depuesto con pancartas, demagogia pacifista,  abrazos y flores? Y a Sadam, o a los talibanes? O a cualquier dictador asesino que sólo abandonará su omnímodo  poder  cuando le caigan las bombas en su enloquecida cabeza. Detesto que la gente  muera estúpidamente por culpa de otros, siempre de otros. Pero lo que no soy es un memo con flores en el pelo (que ya ni siquiera tengo). Sin la coerción de las armas no hay paz posible, porque siempre habrá un desalmado que fastidiará la ingenua y culpable  arcadia de los pacifistas (culpable, por ejemplo, porque no he oído a ningún pacifista alegrarse por el derrocamiento de Sadam Hussein que, voluntariamente, nunca  habría abandonado su sanguinario poder).

Pepe Fuentes ·