7 AGOSTO 2006

© 2005 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2005
Localizacion
Arromanches (Normandia, Francia)
Soporte de imagen
-120 MM.-T MAX 100
Copiado máximo en soporte baritado
2
Fecha de diario
2006-08-07
Referencia
1245

La paz parece obvio en qué consistiría: los pueblos no se agredirían entre sí, los fusiles no dispararían y los aviones no lanzarían cobardes bombas para eliminar  a víctimas anónimas. Sí, pero qué más? Qué necesita un hombre para sentirse absolutamente en paz? -vivir en un escenario donde haya ley, justicia  y libertad,  donde pueda  desarrollarse como humano, atendiendo a sus necesidades físicas y espirituales-. Donde pueda amar, desear, crear y dormir plácidamente para descansar de sus esfuerzos cotidianos. Donde espere su decadencia y su muerte sin más miedos que los propios de su acabamiento físico,  sin los terrores de la  opresión, la miseria  y el miedo. Lo que olvidan con demasiada frecuencia los demagogos pacifistas es que para conseguir esa situación  irrenunciable,  hay que librar más batallas y guerras de las que ellos piensan. La dignidad humana bien vale una guerra (aunque, lamentablemente, para algunos suponga también perder la vida).   

Pepe Fuentes ·