29 OCTUBRE 2009

© 1977 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
1977
Localizacion
pepe fuentes (Toledo, España)
Soporte de imagen
-35 MM- TRI X 250
Fecha de diario
2009-10-29
Referencia
3984

En estos dos últimos días he pensado en mis padres en relación a mí; en lo que creo que me entregaron al entrar en la vida y que es el origen mismo de mi manera de ser y lo que ha conformado mi personalidad y mi forma de estar en el mundo. No hablo de certezas, sino de fundadas sospechas o intuiciones: lo que soy, ya estaba en uno o en otro, o al menos de forma más evidente y detectable que en cualquier otro antepasado; al menos que yo conozca. Si me detengo a pensar cuales son los aspectos preponderantes de la herencia que he recibido de ellos, y aún a riesgo de equivocarme, podría aventurar que, de mi padre, he recibido (para bien y para mal) el lado más visceral, emocional  e intuitivo; pero también el más incompetente y estéril. De mi madre, resistencia, instinto de conservación, capacidad de trabajo y orden; pero también un cierto conformismo y falta de osadía. Sin embargo, no heredé su capacidad de lucha y su valentía. No sé; quizá sólo sean meras suposiciones. Aunque estas también valen. De lo que sí estoy seguro es que la aportación de ambos a mi “ser“, esencialmente, lo fue a través de la ineludible herencia genética. En educación, normas, cultura, en fin todas esas cosas habituales y en la mayoría de los casos frustrantes, no lo intentaron explícita y abusivamente. Probablemente, me habría resistido hasta la imposibilidad. Ellos cumplieron con su responsabilidad llevándome a los colegios que honestamente creyeron mejor para mí. Fui yo el único responsable de que sus esfuerzos se malograran. No aproveché nada de lo que me dieron en ese aspecto. Ellos fueron muy generosos y respetuosos y se lo agradeceré eternamente.

Pepe Fuentes ·