7 MARZO 2010

© 2010 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2010
Localizacion
Toledo, (España)
Soporte de imagen
-120 MM.- ACROS 100
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
46,5 x 58,2 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Copias disponibles
2
Año de copiado
2010
Fecha de diario
2010-03-07
Referencia
4180

“Necesito  estar de cuerpo presente, fotografiar mi entorno inmediato, lo que puedo tocar, lo que encuentro delante” Alberto García Alix. En cierto modo me pasa lo mismo, con la diferencia de que éste hombre tiene una vida y un entorno muy distintos al mío. Todo parece indicar que su experiencia se retuerce sinuosa y desgarrada por un campo de minas existencial, y además con la cámara en la mano; luego los ingredientes para cocinar el gran arte están preparados y el fuego encendido, ¡congratulations! Yo envidio a García Alix, su obra me parece una gran obra, y no, no es una envidia sana porque esa no creo que exista. Envidio su obra y punto. Bien, una vez dicho esto, voy a lo mío: yo también fotografío mi entorno; lo que ocurre es que a mi alrededor sólo hay silencio, los paisajes son bellos, pero inmutables; lo único que se mueve es el viento y las nubes y la luz y la sombra sobre las paredes a medida que avanzan las horas. No hay vida palpitante porque no hay nadie. No hay corazones que bombeen sangre a cuerpos anhelantes por vivir, y luz y sombra a los ojos, o risa y llanto al ánimo. Así es mi vida, luego así son mis fotografías. Uno decide el estilo de vida y es absolutamente responsable del resultado. No hay excusas para nadie (ni siquiera las explicaciones sirven de nada). He elegido vivir en la ciudad que vivo, el entorno físico que me rodea y las presencias y las ausencias que pueblan mi vida. Son esas y no otras mis circunstancias;  si no me gustaran estaría obligado a buscarme otras, y si no fuera capaz, sólo me quedaría asumir la impotencia y la desdicha. A partir de esa premisa, fotografío cerros y la ciudad vacía; y una enigmática y misteriosa piedra redonda, desenterrada por alguien para que yo la coloque en mi imaginario. Tal vez esa piedra simbolice un destino seco, o irremediablemente represente la diferencia con la obra de García Alix; aunque el planteamiento se parezca tanto.

Pepe Fuentes ·