1 ENERO 2013

© 2011 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2011
Localizacion
pepe fuentes, Toledo (España)
Soporte de imagen
-120 MM- ACROS 100 (50)
Copiado máximo en soporte baritado
2
Copias disponibles
1
Fecha de diario
2013-01-01
Referencia
6205

El nuevo año que comienza, sospecho que no llegará a ser tan bueno para mí como el anterior. No, seguramente no. Lo único importante es que la enfermedad y la muerte se mantengan lejos de mí y de los míos. Tampoco me gustaría tener tropiezos económicos o de orden material; aunque acabamos de recibir una noticia a ese respecto, no precisamente buena, que probablemente nos complique seriamente la vida. Me gustaría seguir trabajando en fotografía porque intuyo que podría ser el año más importante en esta pelea que mantengo, desde hace tanto tiempo ya, por saber qué he querido hacer en este lenguaje. Sí, porque ya he madurado y, ahora o nunca. También, mantener este diario un año más, y sería el décimo. A medida que pasa el tiempo veo con más y más claridad que, el sentido más importante que pueden tener mis esforzados propósitos, es ir levantando acta con hechos de que vivo y vivo o, que al menos, respiro, y así hasta que deje de hacerlo. Soy una aplicada muestra del hombre anónimo que se resiste a serlo del todo, o al menos que sufre del pánico de disolverse en la sin sustancia. Supongo que como casi todo el mundo. Es tan triste y aburrida la nada. También me encantaría disfrutar con experiencias y descubrimientos en arte, música, cine y literatura, sobre todo en literatura. No espero ningún hecho o acontecimiento especial, y mucho menos un regalo de la buena suerte. Ya sé que todos tenemos una fuerte pulsión por ser reconocidos y aceptados, pero yo, a fuerza de experimentar durante toda mi vida el más anodino anonimato, creo haber aprendido a orientarme razonablemente bien en la invisibilidad. Ayer decía, en relación al año pasado, que había escuchado y atendido a otras personas; bueno, pues bien, eso se ha terminado, ya no me queda tiempo que regalar. No tengo intención de hacer caso a nadie que no tenga algo valioso que aportarme. Se acabó la generosidad gratuita. Las relaciones sociales, si es que en mi caso puedo hablar de ese supuesto intercambio, se regirán por un estricto balance: si me das te doy, y si no “que te zurzan con hilo verde” (Tomeo).  No asistiré por “compromiso o sociabilidad estúpidamente entendida” a ningún evento artístico o social; salvo que me interese mucho. Tampoco molestaré a nadie con alguno que yo pueda generar (altamente improbable, salvo mi entierro, y en eso no puedo intervenir). No pediré nada que no pueda pagar escrupulosamente y, por supuesto, tampoco favores, por lo que, consecuentemente, me mostraré renuente a hacerlos. Procuraré convertirme en un misántropo puro, aunque me cueste un poco, porque siempre he sido un tipo muy “blando“. Eso sí, creo que por el momento me resultará imposible hacer daño a nadie consciente y gratuitamente. Pero bueno, todo se irá arreglando en este aspecto y, quizá el año que viene, ya esté en condiciones por lo menos de intentarlo. En cuanto a “salirme con la mía” que ya decía ayer, pues sí, espero lograrlo frecuentemente, pero sin efectos colaterales nocivos para nadie. Prestaré toda la atención que pueda a Naty, que es la única persona a la que verdaderamente importo y la que me importa a mí (es la mujer de mi vida). Me siento más cansado que en años anteriores, o dicho de otro modo, comienzo a percibir el aliento pútrido de la vejez cada vez más cerca. Pero en mis planes y mi corazón está resistir hasta el último minuto; aunque sé que no tendré fuerzas para luchar en el momento de la adversidad total. Soy muy cobarde y aprensivo. Este año creo que será de transición donde, gran parte de lo sucedido en estos últimos acabará y tendré, necesariamente, que inventar algo nuevo para los próximos. Dicho queda.

Pepe Fuentes ·