1 ENERO 2015

© 2012 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2012
Localizacion
Toledo (España)
Fecha de diario
2015-01-01
Referencia
5894

Hoy, la primera página de dos mil quince. Espero llegar a la última, pero para ello me harán falta trescientas sesenta y cuatro más. No sé si lo conseguiré (el diario es un trasunto de mi propia vida). El libro de dos mil catorce ha contenido, esencialmente, el relato y confirmación de lo que supuse que sería cuando escribí la primera página: un vagabundeo desconcertado y abúlico, aunque laborioso, por la Nada. El libro de doce capítulos mensuales ya lo he depositado en el estante de los objetos inútiles sobre el que espero no volver nunca. El que comienzo hoy será más o menos igual, o peor, porque estaré más cansado, más escéptico y más asustado. Ah, y más desganado. Como augur de mi propia vida me tengo mucha confianza: si intuyo que no sucederá nada, pues Nada sucede. Soy infalible en eso. Al menos en lo que se refiere a lo Bueno porque, sobre lo Malo, todas las opciones están abiertas y palpitantes, se me pueden venir encima en cualquier momento, cuando menos me lo espere. El primer día del pasado año, escribí aquí:
“Me constituyen, esencialmente,
las partículas olvidadizas de lo vivido:
inciertas y temblorosas;
inaprensibles y efímeras”…
…”Hoy, ahora, me descompongo en la bruma
de la cadenciosa y repetitiva inmediatez,…
Pues eso, este año igual. No tengo proyectos, intenciones, intuiciones, deseos y tampoco demasiadas ganas pero llegaré al final, ya lo creo, e investido de una irrenunciable dignidad. Eso también lo espero. Y como dice una vieja canción de Los Drifters, “Cuando este viejo mundo me deprime y ya no aguanto a la gente, me subo a lo alto de la escalera y todos mis problemas se desvanecen“.

Pepe Fuentes ·