24 MARZO 2015

© 2015 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2015
Localizacion
Feria de arte Arco. Madrid (España)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD DELTA 3200
Fecha de diario
2015-03-24
Referencia
7536

DIGRESIÓN DOS: Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie. Juan Eslava Galán. El otro día, el catorce, comenté que empezaría a leer esta obra histórica, que más bien parece una entretenidísima novela; pues bien, ya la he terminado. Me ha gustado mucho por divulgativa, ágil, divertida (a pesar de la gravedad de lo contado) y por la descarnada y descorazonadora descripción e interpretación de nuestra naturaleza como pueblo. A estas alturas, uno ya no está para ponerse insignias ni teñirse el alma de color alguno; salvo el del sentido común. Eslava describe a los personajes significados, políticos y militares, a grandes rasgos; y también a las gentes, al pueblo llano, con finura psicológica, sentido del humor y una melancólica decepción. Los hechos de guerra quedan reflejados con datos, narraciones y descripciones suficientes para tener una idea del desarrollo del pavoroso fratricidio y de la inmensa ineptitud, política y militar de los contendientes. Paca la Culona (Franco, según Queipo de Llano), resulta ser un mediocre estratega militar y un retorcido y sibilino político sin grandeza. Enfrente, el desbarajuste absoluto de la república, con sus escalofriantes amenazas totalitarias (comunistas y demás grey). Manuel Azaña, uno de los pocos hombres honorables y lúcidos en aquél estúpido y cruel caos, dijo sobre los suyos: “La ineptitud de los gobernantes, inmoralidad, cobardía, ladridos y pistoletazos de una sindical contra otra, engreimiento de advenedizos, insolencia de separatistas, deslealtad, disimulo, palabrería de fracasados, explotación de la guerra para enriquecerse, negativa a la organización de un ejército, parálisis de las operaciones, gobiernitos de cabecillas independientes…” Por si fuera poco, los curas, primero víctimas y luego vencedores, se revelaron como vengativos y sanguinarios. Nada apostólicos: “…Tras colaborar activamente en la confección de listas de izquierdistas fusilables, en total setenta y un vecinos, el reverendo Santos Beguiristáin (Azagra, Navarra) los asienta en el libro de defunciones como -muertos por el peso de la justicia-“. Otra de las reseñas esenciales que recoge Eslava, es el enfrentamiento de Miguel de Unamuno con Millán Astray, en Salamanca, el doce de octubre de mil novecientos treinta y seis porque, a pesar de que en principio había apoyado la sublevación, enseguida se sintió defraudado e indignado con los salvajes e ineptos “nacionales”. Le dijo don Miguel, al inválido Millán (así le definió valientemente en el más amplio sentido de la palabra en ese mismo acto) “…Venceréis,  pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil pediros que penséis en España. He dicho”.

Pepe Fuentes ·