28 AGOSTO 2015

© 2015 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2015
Localizacion
Emma Louise, (Toledo, España)
Soporte de imagen
-120 MM.-T MAX 100
Fecha de diario
2015-08-28
Referencia
7754

CARTA A EMMA LOUISE V.  Bueno, Emma, aquí sigo, escribiéndote una vez al año, siempre en tu cumpleaños y, aunque esta sea la quinta carta, hoy cumples seis años (te debo una). Naciste en el mismo mes que yo y eso me gusta aunque carezca de importancia. Todos los años escribo esta carta unas semanas después de que hayas estado aquí un mes y te hayas ido; luego tengo reciente tu presencia y aún tintinean en mis ojos los tuyos. A lo largo de cuatro semanas hemos compartido idas y vueltas a Indiana Camp, campamento de verano al que te llevaba todas las mañanas junto a Lucía. Lo has pasado bien allí, según me decías cuando te recogía al final de mañana, después de que hubieras comido. Hemos cenado o comido unos pocos días. Todo ha ido bien para ti en España este año, me parece. Las semanas que pasas entre nosotros mejoras tu español y eso me gusta porque será el único modo que tendremos de comunicarnos. Cada año que pase irás notando que tus recursos y capacidades para expresarte en español mejoraran. Quizá en algún punto del recorrido que aún nos queda por compartir nos encontremos, tú yendo y yo volviendo y justo en ese momento la comunicación entre nosotros sea perfecta, plena de sintonía y cariño. Al parecer, según dicen los que saben de estas cosas, la conexión entre abuelos y nietos es única y especial. Yo no lo sé, así, de forma universal; no me parece que eso sea necesariamente cierto. En cada una de las relaciones entre personas se establecen significados y texturas afectivas propias de esa relación, independientemente de los parentescos, me parece. Yo, por ejemplo, conocí a mis cuatro abuelos y unos me gustaban más que otros; es más a dos les quise mucho y a los otros dos menos o muy poco. Todo depende de cómo vayan las relaciones y en eso nosotros lo tenemos complicado porque apenas convivimos. También es importante que los otros nos gusten, y tú me gustas mucho Emma; aparte de que seas mi nieta eres una niña tan encantadora y guapísima que solo puedes gustar. En fin, iremos viendo como nos salen las cosas. Lo que sí sé es que te quiero aunque tengamos tan pocas oportunidades de tratarnos. Te deseo muchas felicidades hoy y te envío un abrazo y un beso muy fuerte.    

Pepe Fuentes ·