29 ABRIL 2022

© 2022 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2022
Localizacion
Catania, Sicilia (Italia)
Soporte de imagen
DIGITAL 51.200
Fecha de diario
2022-04-29
Referencia
7761

DIARIO DE VIAJE: A Sicilia
Día Ocho (03.04.2022)

… El día siguiente por la mañana, hasta la hora de ir al aeropuerto hicimos exactamente lo mismo que la tarde anterior: Nada.
Y ahora una cita de alto nivel literario porque es nada menos que de John Banville y porque viene a cuento: “La imagen que uno crea del amor es intensa, todo se basa en esa idealización. Cuando te enamoras inventas una diosa pese a que sabes que es de carne y hueso. Lo malo es que eso no dura más de tres meses, siempre depende de la diosa que se alargue un poco más…”.
Solo dos consideraciones al respecto de la cita: Mi diosa particular debía haber leído a Banville, porque, para ella lo nuestro no duró más de tres meses; lo alargó un poco como una especie de bonus para mí (al menos eso es lo que ella creía, supongo), y porque teníamos este viaje por hacer, que nos importaba a los dos; y la segunda, ahora, visto y vivido lo visto y vivido, yo no tengo ni idea de si me enamoré de ella o no. Sí sé que la deseaba, y si eso es amor, pues vale, lo era. Ya da igual… a estas alturas por fin me ha sido dado saber que no es posible el amor sin cuerpos. Sospecho que el enamoramiento tan solo es una irrefrenable pulsión física, libidinal e incluso pasional, y si no, pues No. Puede haber relación e incluso vínculo, pero dudo que se pueda llamar amor en el más puro sentido de la palabra. Curiosamente, nuestro caso alteraba o invertía por completo la ecuación. Cuerpos sí (creo); todo lo demás No. Después de esta reflexión que creo verosímil, afirmo, solemnemente, que a partir de la premisa enunciada, no entiendo nada de nada.
Ahora, seis meses después de que nuestra relación empezara, me siento satisfecho de la experiencia y prefiero haberla vivido que no. A la hora convenida nos acercamos al coche y comprobamos que nos habían multado por no haber pagado la tasa de aparcamiento nocturno (todo estaba saliendo mal en Catania). Dejamos sin contratiempos el coche de alquiler y facturamos. Pagamos la multa mediante transferencia, embarcamos y volamos a Madrid. Ante todo, debíamos felicitarnos, el viaje había salido estupendamente. Dejé a Carmen en su casa, nos despedimos como amigos que no se volverán a ver y volví a la mía. Deseo a Carmen mucha suerte en su vida y que todo le salga a pedir de boca.
El relato del viaje y el viaje mismo acaba aquí.
La Fotografía: Esta es la maravillosa habitación llamada Carlomagno, donde se consumó en negativo nuestra despedida, o, dicho de otro modo, no hubo nada entre nosotros esa noche; mi tristeza inhibió por completo mis ganas y dormí bastante mal. Ella lo hizo estupendamente (nada más acostarse se durmió profundamente). Aunque solo hubiera sido a modo de despedida del viaje y de nuestra mutua y feliz compañía, habría sido mejor que hubiera sido Sí; pero fue No.

Pepe Fuentes ·