"Bello es lo que el tiempo no hace vulgar". Juan Ramón Jiménez

© 2010 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2010
Localizacion
Turín (Italia)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD DELTA 3200
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
CLORURO DE ORO B/N
Tamaño
46,5 x 58,2 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Año de copiado
2010
Fecha de diario
2010-10-26
Referencia
4509

Primer día de octubre. Doce cuarenta y cinco (p.m.). Por fin Octubre. Otoño ya. También es viernes, por fin viernes. Los tres últimos días los he pasado en el laboratorio y cuatro de la semana pasada. A lo largo de varios días he copiado en torno a treinta fotografías y aún no he terminado, me quedan virajes y algunos retoques. Una de las fotografías copiadas es ésta, la de hoy. He realizado dos copias de 46,5 * 58,2 cm. La he positivado porque me gustaba bastante. Podía haberla escaneado y después archivado el resultado  (alternativa más barata, pero menos placentera, sin duda). El laboratorio resulta muy caro, tanto económicamente como en energía empleada, pero es la única forma (en mi caso) de seguir sintiéndome fotógrafo. Es sencillo: si realizo una copia, la construyo como soporte físico con mis manos y mis sentidos, ayudado de materiales físico-químicos. Si no, no tengo nada, sólo una hipótesis de imagen, una opción virtual. No toco nada, no huelo nada, no me contento o me irrito con nada. La copia, todavía con un ligero olor a químicos, podré mirarla hasta hartarme. Luego, si me sigue gustando, mucho, la enmarcaré y la colocaré en una pared donde pueda seguir viéndola; si no, la meteré en un cajón para el resto del tiempo y probablemente no vuelva a acordarme de ella, pero en mi olvidadiza memoria sensible permanecerá y eso me ayudará a vivir. Así, con estas cosas tan sencillas, consigo no volverme loco…  

© 2010 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2010
Localizacion
Nacho (Toledo, España)
Copiado máximo en soporte baritado
3
Fecha de diario
2010-07-03
Referencia
4326

Tres de Junio…III: luego, subiendo una planta, el palacio real. La monarquía y la religión compartiendo techo, como es natural. El palacio, enorme, austero, sobrio, penumbroso, melancólico; triste, tal vez. Un interminable corredor que recorría el perímetro del palacio, llevaba de unas dependencias a otras; desapacibles y oscuras, tan grandes que desalentaba mirarlas. Los muebles de madera oscura y pesada, y en sus paredes pinturas de los siglos dieciocho y diecinueve, desde donde miraban personajes hieráticos, severos, apesadumbrados. Curiosamente, la visita era gratuita y además se podía fotografiar (sin flash y sin trípode, esto último lo supongo, de cualquier forma no lo llevaba). Fotografié, desde luego, aunque la luz lóbrega y densa era imposible (pero eso era lo de menos)…

© 2016 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2016
Localizacion
Bucarest, (Rumanía)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD DELTA 3200 (6400)
Referencia
1378
© 2010 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2010
Localizacion
Milán (Italia)
Copiado máximo en soporte baritado
3
Referencia
4456
© 2010 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2010
Localizacion
Turín (Italia)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD DELTA 3200
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
46,5 x 58,2 cm
Copiado máximo en soporte baritado
1
Copias disponibles
1
Año de copiado
2010
Fecha de diario
2013-11-23
Referencia
4511

…Por si fuera poco, pude ver cuatro obras de René Magritte que no conocía. De Giorgio de Chirico solo dos y me habría encantado ver alguna más. Este artista no está considerado como surrealista puro, dado que, en la concepción de sus obras, al parecer, no sucedía la epifanía mágica de todo acto surrealista: –el libre, descomprometido y fulgurante automatismo-, y sí, al parecer, la “metafísica”, que más bien suena a impenitente reflexión filosófica. No obstante, de Chirico tuvo mucho que ver con los inicios del surrealismo, colaborando en sus publicaciones y aportando obras al corpus del movimiento (Breton compró una de sus obras importantes: El cerebro del niño, 1914) pero, a pesar de esos momentos de confusa proximidad, terminó cayéndose del movimiento. El surrealismo generaba una potente fuerza centrípeta que no todos soportaron. De Chirico habitaba, creativamente, en la dudosa y surrealmente cuestionable –segunda intención-. “La confrontación entre el surrealismo y el sueño no nos ofrece indicaciones muy satisfactorias. Tanto la pintura como la escritura son capaces de contar un sueño. Con un sencillo esfuerzo de memoria es relativamente fácil que se le aparecieran a De Chirico extraños paisajes, sólo tenía que reproducirlos, confiar en la interpretación que le había aportado su memoria. Pero ese esfuerzo de segunda intención, que inevitablemente distorsiona las imágenes haciéndolas aflorar a la superficie de la conciencia, no demuestra que hemos de renunciar a hallar aquí la clave de la pintura surrealista. En la misma medida sin duda, pero no que el relato de un sueño, un cuadro de De Chirico no puede tenerse por característico del surrealismo: las imágenes son surrealistas, pero la expresión no lo esMax Morise

© 2010 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2010
Localizacion
Sintra (Portugal)
Copiado máximo en soporte baritado
3
Fecha de diario
2010-07-08
Referencia
4357

Tres de Junio VIII: creo que me estoy apartando de un conveniente estilo narrativo, descriptivo y sencillo, para contar el último viaje a Lisboa; pero es que cuando escribo no pienso, sólo tecleo en el ordenador atolondradamente. Lo de la fotografía es otra cosa, aunque sólo por un pequeño detalle: lo que pulso es el disparador de mi vieja cámara grande. La mirada es la misma, inmutable, por suerte o por desgracia. Todo iba bien en el Palacio da Pena aquella tarde del tres de junio, o al menos eso creía; porque del resultado fotográfico no habría noticias hasta días después. Cuando fotografío sólo cuento con mis sensaciones: intuyo que una imagen va a funcionar o que otra no. A veces resulta al revés. Pero es la diferencia entre dos formas de hacer fotografía: la administrativa o verificable al instante (de la que yo no quiero saber nada: demasiado perfecta para que no me aburriera); o la presentida e inverificable hasta que es demasiado tarde (la única que yo puedo practicar por incierta e imprevisible, y por lo tanto infinitamente más entretenida). Sigo: el espíritu romántico tardío y alucinado en estado puro aparecía por doquier en el Palacio da Pena…

Los microviajes, o la solemne tontería del "envejecimiento activo"…

Algo que leer: En Grand Central Station me senté y lloré, de Elizabeth Smart…

"Los tres criterios de la obra de arte son: unidad, intensidad y continuidad". Arthur Schnitzler

"El arte es fundamentalmente ambiguo, ¿sabe?..." Norman Manea

"Objeción contra la ciencia: este mundo no merece la pena ser conocido". Emile Cioran

“No está en el tiempo sucesivo / sino en los reinos espectrales de la memoria”. Jorge Luis Borges