El Show de Truman: rodada en un pueblo primoroso, impoluto, con casitas de colores pastel y un orden y limpieza que daban ganas de andar de puntillas…

© 2007 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2007
Localizacion
Los Ángeles (EE.UU.)
Soporte de imagen
-35 MM. Kodak. High-Speed Infrared 400
Soporte de copias
ILFORD MULTIGRADO BARITADO
Viraje
SELENIO
Tamaño
27,7 x 18 cm
Copiado máximo en soporte baritado
2
Copias disponibles
2
Año de copiado
2011
Fecha de diario
2007-11-06
Referencia
2607

Habían quedado atrás la magia del silencio y las llanuras despobladas y luminosas. Cuesta abajo, a una velocidad creciente, llegamos, sin darnos cuenta, a las inmediaciones de Los Ángeles. A medida que avanzábamos la autopista se ensanchaba y la circulación se complicaba. La entrada en la ciudad resultó una carrera frenética para llegar no sabíamos dónde. Veníamos de espacios interminables y tranquilos e, inesperadamente, nos habíamos metido en un tráfico histérico. Por fin llegamos a una zona costera de la ciudad; paramos y dimos un  paseo para aclimatarnos al nuevo escenario.

© 2008 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2008
Localizacion
Seaside (Estados Unidos)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD. FP4. 400
Copiado máximo en soporte baritado
3
Fecha de diario
2017-11-05
Referencia
3279

DIGRESIÓN TRES. Big Little Lies, miniserie de televisión (2017) EE.UU. Guión y dirección: David E. Kelly. Intérpretes: Reese Witherspoon, Nicole Kidman, Shailene Woodley, Alexander Skarsgard, Laura Dern, Zöe Kravitz, Adam Scott, James Tupper, Ian Armitage, Hong Chau. Familias adineradas que viven en Monterrey (pequeña ciudad en la costa de California), en fabulosas mansiones a pie de playa, se esfuerzan por no morir de aburrimiento. Hacen todo tipo de estupideces disfrutando de un nivel de vida lujoso y vacío. Vidas perfectamente intranscendentes pero, no por eso, carentes de interés dramático. Todos ellos bordean la cuarentena, son brillantes profesionales con hijos pequeños brillantes e inteligentes. Una arcadia a pleno sol y mar. Pero, no están libres de debilidades y bajas pasiones (o altas), como la envidia, la crueldad, la infidelidad, las incoherencias y la necesidad de salvar el abismo de su propio vacío. Necesitados de afecto y atención, son capaces de cualquier cosa para conseguirlo. La serie se desenvuelve en un tono de fina comedia que transpira resentimiento y amargura. La trama está genialmente urdida, entremezclando situaciones y equívocos. Por si fuera poco, a lo largo de toda la historia, se mantiene un misterio que no se descubre hasta los últimos quince minutos. Excelentes interpretaciones. Espléndida serie.

© 2008 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2008
Localizacion
Seaside (Estados Unidos)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD. FP4. 400
Copiado máximo en soporte baritado
3
Referencia
3193
© 2008 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2008
Localizacion
Seaside (Estados Unidos)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD. FP4. 400
Copiado máximo en soporte baritado
3
Referencia
3192
© 2008 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2008
Localizacion
Seaside (Estados Unidos)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD. FP4. 400
Copiado máximo en soporte baritado
3
Referencia
3194
© 2008 pepe fuentes
Autor
pepe fuentes
Año
2008
Localizacion
Seaside (Estados Unidos)
Soporte de imagen
-120 MM- ILFORD. FP4. 400
Copiado máximo en soporte baritado
3
Fecha de diario
2008-10-16
Referencia
3197

Viernes: quince de Agosto. Dirección Florida. Primero Seaside, pequeño pueblo donde se rodó la película El Show de Truman. Es un pueblo primoroso, impoluto, con casitas de colores pastel y un orden y limpieza en las calles que daban ganas de andar de puntillas. Escenario perfecto para el drama paródico y descarnado de la película, donde todo es apariencia y representación.  Dimos una vuelta por la playa; había poca gente, colocada en una sola y ordenada fila interminable de hamacas y sombrillas frente al mar. Era una playa tranquila y luminosa, con bañistas estáticos, leyendo y que no movían un músculo. Como era privada o al menos la habitaban sólo gentes de la zona, nos miraban con extrañeza y algunos con mala cara: íbamos cargados con las cámaras y parecíamos intrusos dispuestos a meter las narices en su paraíso. Pero no, sólo pretendíamos curiosear un poco en son de paz: únicamente fotografiamos una especie de templetes que se sucedían cada doscientos metros y que daban acceso a la playa. Estaban en perfecta armonía con la amanerada y pulcra ciudad. La escena más representativa del ambiente fue una familia en la playa: un tipo de unos treinta y cinco años, alto, corpulento, sonrosado, con aspecto muy acomodado para su edad, jugando con dos niñas angelicales de cinco o seis años (sus hijas, supongo) y su mujer (imagino), rubia y atildada, incluso en bañador, tumbada en una hamaca leyendo (a lo mejor el libro de los pilares, el bestseller). Los personajes parecían participantes de El Show de Truman II que, por cierto, lo mismo estaban rodando y nosotros ni enterarnos. No era difícil imaginarlos en una casita perfecta, de colores serenos, viviendo un bienestar  interminable, infinito hasta el vértigo. Dormimos y cenamos en un pequeño pueblo llamado Marianna. Excelente cena y pobre motel de carretera. No había ni un solo bar abierto en todo el pueblo después de las nueve de la noche y eso que era viernes.

Lo que ve el Flâneur: Maniquies en Rasnov y Sibiu, una vaca fotógrafa en Praga y una esquina en Nueva Orleans. Y algunas cosas más…

"Hay que sentir las ciudades para amarlas como sólo pueden amarse las cosas que no poseeremos nunca". Mauricio Wiesenthal

"El estilo debe mostrar que uno cree en sus pensamientos, no sólo que los piensa, sino que los siente". Friedrich Nietzsche

"Mientras pueda soñar con un viaje, de nadie podrá decirse que se ha hecho viejo". Andrés Trapiello

Entre el ir y venir…la memoria…

"Un país avanzado no padece de ninguna complicidad con ideal alguno". E. Cioran